Campeonato de España

Como ya sabéis, este fin de semana se celebraba el Campeonato de España de larga distancia. Este peculiar campeonato logra superar las expectativas cada año. Mas participantes, mas aficionaos y mas nivel en cada prueba.

Esta prueba tienes tres características básicas:

– La climatología que tiene Sevilla en el mes de marzo. La mayoría de los clubes suelen venir del norte de España, donde los inviernos son bastante lluviosos y nublados y  con carencia del sol que Sevilla suele presentar.

– Es un Campeonato abierto, que pueden palear, tanto los palistas de distancias cortas, como de mil metros o medio fondo, o de maratón y ríos. No es una campeonato que seleccione psicólogoicamente a los deportistas como hacen otras modalidades. Así que todos los deportistas se creen que pueden ganar esta prueba.

– Y la tercera, la ubicación del lugar de competición. Muy cerca del centro de la ciudad favoreciendo la afición al piragüismo. Sevilla es una ciudad atractiva para los aficionados/turistas que ven en ella una buena forma de gastar su primer fin de semana de vacaciones del año.

Esta es la primera vez que el tiempo asusta al aficionado y desde una semana antes se anunciaba que podría haber lluvia para el fin de semana, pero es Sevilla y al final respetó en las competiciones mas importantes.

La prueba reina en categoría masculina la ganó Iñigo Peña, uno de los palistas con mas calidad del panorama nacional. Luchador, trabajador y ganador. En mi opinión, merecía un título de Campeón de España que se le resista desde hace años.  Segundo Roi Rodriguez, valor en alza del piragüismo nacional, y tercero Diego Cosgaya, otro de los palistas habituales en los primeros puestos los últimos años.

Quizás de todos los años que he venido a competir, este sea el que mas valor emotivo le he dado al Campeonato. Nunca me había parado a pensar cuantos campeonatos quería conseguir o cuantas medallas quería ganar pero este año tenía ilusión por ganar el quinto y conseguir mi décima medalla en categoría senior. Tengo cinco platas y cuatro oros, y ganar mi quinto oro, era algo que me hacía especial ilusión.

No llegué bien de forma, ni técnica ni física, cosa que no me paré a pensar porque ya sabéis que cuando la cabeza quiere, los brazos y las piernas van solos. Pero la regata fue un cúmulo de despropósitos que fui sorteando hasta que a falta de 1100 metros ya no pude con el último traspié.

Tengo que contar que en la salida me pasó algo que  nunca en los 17 años que llevo compitiendo Campeonatos de España de larga distancia me había pasado. Y me fue a pasar este precisamente.

El pontonero situado en el puesto numero seis (mi puesto de salida) cogió mi piragua con toda la fuerza que pudo, haciendo fuerza contra el pantalán de salida y golpeándome dos veces con la popa contra el hierro del pantalán. Cuando dieron la salida, no se si fueron los nervios o que su cabeza no estaba lúcida en ese momento sostuvo mi piragua durante casi 5 paladas cuando el juez dio la voz de “ya”. Tengo que decir a los que no sepáis mucho de piragüismo que para aguantar una piragua cogiéndola por la popa y que no se vaya en una salida, hay que hacer mucha mucha fuerza) No me lo podía creer, mi estrategia modificada en cuestión de segundos por culpa de alguien ajeno a las propias circunstancias de la carrera. A partir de ahí mi regata solo tuvo un objetivo, coger la cabeza. Luchar y luchar para conseguir recuperar los 40 metros que había perdido de la cabeza antes de llegar al 1500 porque sino ya no podría pelear por el oro.  Después de mucho esfuerzo y sortear una regata bastante sucia, azuzada por los entrenadores que la seguían en bici (y que parece que no distinguen entre deporte limpio y ganar a toda costa) conseguí mi objetivo, meterme en el grupo de cabeza. A partir de ahí, con menos fuerzas que otros años pero con tiempo a recuperar volví a sentirme a gusto en la regata y a diseñar una estrategia sobre la marcha para poder ganar. Fue todo como había pensado hasta que un golpe con uno de mis mejores amigos y compañeros de equipo me dejó fuera de juego.  La imagen se vio desde fuera y al ser a la altura de la grada, los comentarios se fueros extendiendo a lo largo del medio día. Con lo cual la explicaré con claridad para que no haya mas polémica.

Os diré es que  son situaciones de carrera donde los nervios y la tensión por querer ganar te hacen luchar y tomar decisiones en décimas de segundo que si las piensas en frío seguramente hubieran sido diferentes. Mi enfado fue monumental al ver como se me escapaban las opciones de ganar cuando estaba colocado en la posición que quería para los metros finales y que no había sido culpa mía. 

Pero son lances del juego y de la propia regata, y se quedan en la regata. Desgraciadamente mi compañero Paco Cubelos y yo no pudimos dar el espectáculo que nos hubiera gustado dar los metros finales luchando por la victoria, pero con tantas olas y movimiento en el agua, no se controla bien el timón y a veces suceden estas cosas.

Desde ese momento ya vi que no podía cumplir mi objetivo en este campeonato y los últimos mil metros mi motivación era mínima y solo intenté no perder muchas posiciones para no perjudicar a mi club.

Al final fui octavo con mal sabor de boca por la cantidad de circunstancias adversas que sucedieron durante todo el fin de semana.

Si Dios quiere el año que viene habrá otra oportunidad, aunque siempre cueste perder una oportunidad de ganar en estas circunstancias.

Por otro lado quisiera agradecer el cariño recibido durante los días anteriores a la prueba, da gusto ver a los niños con la ilusión y la expectativa que nos ven a los mayores. La ilusión de los padres, que a falta de medios se involucran con todo el apoyo que pueden y de los clubes que afrontan esta regata como una de las mas divertidas del año.

A partir de ahora por delante nos queda la copa de España de mil metros los días 18 y 19 de abril en el embalse de Trasona y quince días mas tarde, los días 1,2 y 3 de mayo el Campeonato de Europa en Rep. Checa.

Podéis ver el calendario en el apartado “Eventos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *